Inicio Veterinaria Esterilización ¿Buena o Mala?

Esterilización ¿Buena o Mala? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Tierra Adentro   
Jueves, 22 de Septiembre de 2011 16:39

Por: DMV. MSc. Milton Lara Gómez


La esterilización de mascotas (perros y gatos) es una práctica común en la mayoría de países desarrollados. La alta incidencia de su realización se debe principalmente a motivos culturales, pues como dijera alguna vez Mahatma Gandhi:  “La cultura de un pueblo se conoce por la forma en que este trata a sus animales”.

Tanto en machos como en hembras la esterilización significa el cese definitivo de sus propiedades reproductivas, lo cual conlleva grandes beneficios tanto para el propietario como para la mascota.

La primera pregunta que nos viene a la mente es ¿Por qué esterilizar a mi mascota? Dentro del ciclo biológico de nuestra especie la reproducción juega un papel preponderante y de carácter afectivo, y es por eso que a veces oír la palabra “estéril” nos causa desasosiego, pero al tratarse de otras especies donde la finalidad de la reproducción es simplemente la perpetuación de la especie per se, esta condición de “animal estéril” es la apropiada.

La sobrepoblación canina y felina es un problema que trae consecuencias en lo referente a salud pública y es la causa principal del abuso y abandono de animales.

Por el contrario la esterilización redunda en menos problemas de socialización en las manadas, disminución de los problemas de conducta y agresión de animales, reducción de problemas parasitarios e infecciosos en animales y humanos (zoonosis), disminución de pérdidas, abandono y maltrato animal, entre otras.

En el caso de las hembras la operación se denomina ovariohisterectomía (OHT) y consiste en la extirpación total de ovarios, trompas y útero, lo que además de garantizar la no reproducción elimina la presencia de celo. Además cuando se realiza de forma temprana reduce hasta en un 80% el riesgo de cáncer endocrino.

Cabe recalcar que no se trata de una “ligadura” como en la especie humana, ya que dicha técnica fue contraindicada hace mas de 20 años por producir poliquistosis ovárica en perras y gatas.

En el caso de los machos la técnica es la castración a testículo abierto, que consiste en la extirpación de los testículos y ligadura de sus conductos.

Tanto la OHT como la castración son actos quirúrgicos que deben ser realizados de manera apropiada por un médico veterinario, con los cuidados anestésicos, operatorios y postoperatorios apropiados.

Se prefiere la anestesia general, que reduce el estrés en el animal, aunque puede realizarse con anestesia epidural (raquídea) y sedación.

Se desaconseja el uso de contraceptivos inyectables en perras y gatas ya que pueden producirse problemas hormonales a largo plazo.

Como desventaja de la esterilización señalaremos que existe tendencia a la obesidad en los animales esterilizados, lo cual puede corregirse con un régimen alimentario apropiado.

Por todo esto debemos analizar fríamente y sin criterios sexistas ni antropocentristas la posibilidad de esterilizar a nuestras mascotas lo que les brindara una vida mejor con salud y bienestar, bienestar que es también nuestro.


Última actualización el Martes, 22 de Noviembre de 2011 16:05
 

Encuéntranos en Facebook:

Síguenos en Twitter:

Auspiciante Destacado

Banner
 
 
Banner

 

 

Licencia Creative Commons
Revista Tierra Adentro por www.revistatierraadentro.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-LicenciarIgual 3.0 Unported

 

 

;