Inicio Avicultura ¿Por qué usar Vitaminas, Electrolitos o Probióticos en Aves?

¿Por qué usar Vitaminas, Electrolitos o Probióticos en Aves? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Tierra Adentro   
Jueves, 03 de Noviembre de 2011 14:52

Por: Dr. Manly Enrique Espinosa - Médico Veterinario-Zootecnista


El presente artículo recopila información de como los diferentes componentes de estos suplementos funcionan en las aves de manera que podamos recomendar o elegir el mas adecuado.

Muy a menudo nos hacemos las siguientes preguntas: ¿Por qué usar Vitaminas, Electrolitos o Probióticos en Aves?, ¿Con qué tipo de soluble vitamínico se debe recibir a los pollitos en granja?, ¿Cómo tratar las aves después de actividades estresantes?. Todas estas preguntas se responderán aquí.

 

Es menester para satisfacer estas inquietudes el tener conocimiento explícito de la manera en que la mayoría de los componentes de los productos antiestresantes actúan e interactúan dentro del organismo de las aves.

 

 

La mayoría de estos solubles cuando son completos, contienen dentro de su formulación vitaminas, minerales y/o probióticos, como lo explicamos a continuación:

 

VITAMINAS

La mayoría de raciones para aves son pobres en las vitaminas A, D, B12, biotina, niacina, acido pantoténico y riboflavina por lo que las mismas deben administrase de forma suplementaria. Los pollitos pequeños son más susceptibles a estados vitamínicos carenciales.

Las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) se almacenan y acumulan en el hígado y otros lugares del cuerpo mientras que las hidrosolubles (B1, B2, B6, B12, Nicotinamida, Acido Pantoténico, Biotina, Acido fólico, Colina, Inositol, PABA) no tienen mucha capacidad de almacenamiento corporal, por este motivo se deben incorporar regularmente estas vitaminas en cantidades adecuadas a través de la ración o en el agua de bebida.

Otro punto interesante a saber es que, aunque la vitamina C es sintetizada por el organismo aviar, se observan respuestas muy favorables a su adición extra en situaciones estresantes.

Las funciones principales de las vitaminas en las aves de corral son:

Vitamina A.

Esencial para el desarrollo y funcionamiento normal de los epitelios, especialmente de los ojos y de los aparatos respiratorio, digestivo y reproductivo así como de los sistemas urinario y nervioso. Entonces podemos razonar que el daño causado por su deficiencia se observará rápidamente en estos aparatos o en patologías de estrecha relación con ellos, por su daño en las distintas membranas mucosas.

Cuando esta se encuentra carente los signos notorios de su deficiencia en pollos y pavipollos se ven en la detención de crecimiento, somnolencia, debilidad, incoordinación motriz, emaciación y piel escamosa, cuando su falta es crítica, se presenta ataxia, lagrimeo, parpados con exuberante material caseoso y xeroftalmia definitiva. En gallos baja la motilidad espermática, así como la disminución en contajes de esperma y la presencia de muchos espermatozoides anormales

Vitamina D3.

Colabora en la asimilación y mejor destino del calcio y fósforo, entonces es necesaria en el desarrollo normal de los huesos y tejidos córneos, indispensable para obtener cascarones resistentes.

Cuando es deficitaria en pollitos es causante de raquitismo, mal emplume y crecimiento retardado; en aves adultas puede presentarse fragilidad de huesos, cáscaras débiles, menor producción de huevos comerciales y problemas con incubabilidad.

Vitamina E.

Por evitar la destrucción oxidativa de las células y de los ácidos grasos cumple con una función antioxidante; también influye en el mejoramiento de la fertilidad e interviene activamente en el buen funcionamiento nervioso y muscular así como en la formación de eritrocitos. Además ha sido demostrada la potenciación del mecanismo de defensa corporal aumentando la respuesta inmunológica a las enfermedades infecciosas.

Vitamina K.

Estimula la producción de pro trombina y por ende la coagulación normal de la sangre. Por eso deben adicionarse niveles de vitamina K cuando se presenten condiciones que producen su deficiencia como coccidiosis, medicación prolongada en la ración de antibióticos o sulfas, o en pollitos incubados de gallinas deficientes en vitamina K.

Vitamina C.

Es importante en la formación del colágeno, eleva la resistencia a las infecciones, pues aumenta la leucocitosis y el poder fagocítico de la sangre, es necesaria en la absorción y utilización del hierro.

Aunque la vit. C es sintetizada por el organismo aviar, y no es necesario adicionarla en la dieta pero se ha observado respuestas muy favorables a la adición de niveles externos en situaciones estresantes como golpes de calor. El déficit de vitamina C produce disminución en la producción de huevos, cáscara frágil y baja de fertilidad (codorniz), susceptibilidad a las afecciones infecciosas y anemia.

Ácido Pantoténico.

Forma parte de la coenzima A, interviene en los procesos de acetilación, síntesis de colesterol, transformación de la colina y ácidos grasos.

Su deficiencia provoca retardo del crecimiento, lesiones hepáticas, perosis, plumas quebradizas, dermatitis, y degeneración de la piel alrededor del pico, ojos y cloaca, en reproductores menor incubabilidad.

Biotina.

Ayuda con el metabolismo de carbohidratos, lípidos y proteínas, es esencial para el desarrollo embrionario. En aves jóvenes con deficiencia causa agrietamiento y degeneración de almohadillas plantares y tendones distendidos y en adultos baja la incubabilidad. En pavos plumas remeras mal formadas, metatarso encorvado y dermatitis en dedos, almohadillas plantares, base del pico, anillo del ojo y cloaca.

Colina.

Involucrada en los impulsos nerviosos, componente de los fosfolípidos y donadora de grupos metilo. En aves jóvenes su carencia provoca retardo en crecimiento y perosis, en adultos la mortalidad se incrementa, la producción de huevos disminuye y aumentan los abortos de yemas desde los ovarios.

Folacina.

Relacionada con el metabolismo de la vitamina B12 e interviene en la incorporación de carbonos de las grandes moléculas. La falta de ella produce crecimiento deficiente, pobre emplume, anemia y perosis, y en pavitos trastornos nerviosos, alas caídas y cuello rígido. En adultos producción de huevos y/o incubabilidad reducidas.

Niacina.

Requerida por todas las células, componente esencial de las enzimas metabólicas que intervienen en la glucólisis y respiración celular. La deficiencia lleva a una serie de trastornos metabólicos en especial del sistema nervioso central y los tejidos de regeneración rápida como piel y mucosa gastrointestinal.

Tiamina (B1).

Promueve el apetito y crecimiento y es requerida para el metabolismo energético. Su presencia es indispensable para la funcionalidad del sistema nervioso y sistema cardiovascular. Su deficiencia causa trastornos cardiacos y del sistema nervioso pues su metabolismo depende casi en su totalidad del consumo de glucosa. Esta falta de tiamina conduce a mal emplume, anorexia extrema, perdida de coordinación motriz, polineuritis y muerte.

Riboflavina (B2).

Es un componente de varios sistemas enzimáticos de transmisión de hidrogeniones. Su carencia ocasiona lesiones en la unión entre piel y mucosa de los orificios naturales, lesiones pancreáticas y duodenales, en pollitos parálisis con incurvación de dedos, retardo del crecimiento y diarreas inespecíficas.

Piridoxina (B6).

Funciona como coenzima en el metabolismo proteico y nitrogenado, está involucrada en la eritropoyesis y en las funciones normales de los sistemas endocrinos. En pollitos su menor nivel provoca inapetencia, pobre crecimiento, incoordinación nerviosa, convulsiones. En aves adultas menor consumo de alimento, reducción en la producción de huevos e incubabilidad, pérdida de peso y muerte inminente.

Vitamina B12.

Esencial para el desarrollo normal y reproducción de las aves. Interviene en diversas funciones metabólicas en especial de carbohidratos y grasas. La deficiencia se manifiesta con crecimiento lento, mala conversión alimenticia reducción del tamaño de huevo, incubabilidad mala, corazón, hígado y riñones grasos.

 

PROBIOTICOS

Son microorganismos vivos que cuando son administrados por la vía digestiva, mejoran el equilibrio de la microflora intestinal siendo favorables para la salud del huésped.

Especies microbianas usadas como probióticos en animales:

 

  • Bacterias Gram+ Lactobacillus acidophilus, rhamnosus reuteri, salivarius, farciminis.
  • Enterococcus faecium, mundtii.
  • Pediococcus acidilactici.
  • Bacillus cereus, licheniformis, subtilis.
  • Levaduras Saccharomyces cerevisiae.

 

La forma de administración de estos microorganismos es a través de la ración alimenticia o por el agua de bebida, además de estos medios también se pueden suministrar a través de spray en la incubadora.

Estos productos actúan por la exclusión competitiva, la misma que se fundamenta en mecanismos como:

 

  • Competición por la pronta adhesión a los sitios receptores,
  • Competencia por los nutrientes con los patógenos,
  • Producción de sustancias antibacterianas,
  • Promueven y estimulan la respuesta inmune de las aves.

 

ELECTROLITOS

Calcio.

Su función importante es a nivel del sistema nervioso y músculos esqueléticos, influye en la formación de los huesos y de la cáscara de los huevos, colabora en la coagulación de la sangre y junto con el NA y K mantienen el normal funcionamiento del corazón.

Fósforo.

Involucrado en la formación del hueso, metabolismo de carbohidratos y grasas, mantiene el equilibrio ácido-base del cuerpo y transporta el calcio para la formación del cascaron.

Magnesio.

Esencial para la formación del esqueleto, es un activador enzimático del metabolismo de la glucosa, tiene un efecto depresor del sistema nervioso central y periférico.

Potasio.

Principal catión del líquido intracelular, tiene acción directa sobre el corazón, interviene en la transmisión neuromuscular, necesario para la excitabilidad y conductibilidad normal del nervio y la contractibilidad muscular normal.

Sodio.

Principal ión del líquido extracelular, tiene efecto en el equilibrio y la distribución hídrica, además en el equilibrio ácido-base, del sistema cardiovascular y los riñones en donde actúa directamente en la excreción diurética.

 

Bajo estas consideraciones y conocedores de la acción de estos elementos reguladores del normal desempeño de las aves, podremos tomar la decisión más adecuada para saber cuando emplear suplementos vitamínicos, electrolíticos o de exclusión competitiva en nuestras parvadas, sugiriendo su empleo general en recepciones, casos de anorexia, estados de stress, convalecencia y recuperación de reacciones post-vacunales, estados tóxicos por micosis o micotoxinas, tratamientos prolongados con antibioterapia, golpes de calor, cambios de ración, en fin todos aquellos inconvenientes que comprometen la consecución del mejor desempeño productivo.

 

Encuéntranos en Facebook en: http://www.facebook.com/RevistaTierraAdentro


 

Última actualización el Domingo, 11 de Diciembre de 2011 13:14
 

Encuéntranos en Facebook:

Síguenos en Twitter:

Auspiciante Destacado

Banner
 
 
Banner

 

 

Licencia Creative Commons
Revista Tierra Adentro por www.revistatierraadentro.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-LicenciarIgual 3.0 Unported

 

 

;