Inicio Agricultura Cultivo de Tomate (segundo mes de cultivo)

Artículos Relacionados


Cultivo de Tomate (segundo mes de cultivo) PDF Imprimir E-mail
Escrito por Tierra Adentro   
Martes, 26 de Julio de 2011 18:38

Por: Ing. Agr. Ernesto Almeida V.


Hemos determinado que a los treinta días después del transplante ya se han efectuado oportunamente las principales labores como:

  • Transplante y riegos.
  • Tratamientos fitosanitarios al folle y al suelo. Desyemada.
  • Reabonamiento y aporcado.
  • Tutoreo del primer tallo o eje.
  • Bioestimulación.

 

Los reabonamientos y controles fitosanitarios se analizarán en los próximos capítulos con un objetivo orientativo en función de la eficiencia y economía.

En el segundo mes, se observará si el cultivo se está desarrollando y creciendo en un suelo fértil y sano o en un suelo fatigado. La atención y dedicación que dé el agricultor en esta fase del cultivo es de suma importancia para consolidar el buen manejo del método de cultivo que proponemos.

En esta fase del cultivo, el agricultor debe observar las siguientes actividades agrícolas:

  • Determinación del número de ejes o tallos (uno, dos, tres ejes).
  • Fijar el número de racimos por planta para cuantificar el reabonamiento para la producción. (15,17 y 19 racimos).
  • Hacer un muestreo de las raíces para verificar el color, estado sanitario y su cantidad.
  • Revisar si el suministro de agua es suficiente, detectando que el suelo esté en capacidad de campo para obtener un mejor desarrollo de la planta.
  • Realizar un plan de tratamientos fitosanitarios bajo el esquema de protección y curación.

Para proceder a los deshijes o "desñave" se debe eliminar los brotes cuando estén de un largo no mayor a cinco centímetros. Con esta labor se está consiguiendo que las heridas se cicatricen rápidamente. Si se efectúan los cortes cuando los brotes son grandes mayores de cinco centímetros, se obtienen heridas muy grandes y susceptibles al ingreso de patógenos como la botritis. A esta mala práctica se suma el hecho de que la planta sufre un estrés causado por una poda tardía y además por el desperdicio de los nutrientes.

Al cumplirse los dos meses de edad del cultivo, bajo la primera horqueta deben quedar dos hojas bien desarrolladas. Con esta labor lo que se persigue es optimizar la ventilación y la incidencia de la luz mediante una buena distribución de los tallos. Conforme se van desarrollando los racimos se debe tener la prolijidad de despuntar los excesos.

El control del riego es fundamental. Como norma general y dependiendo de la textura del suelo, de la edad del cultivo y del medio ambiente, se debe regar en las mañanas para que las plantas fabriquen óptimamente sus fotoasimilados durante las horas de luz.

En la noche las plantas realizan otras funciones principalmente de respiración y de restablecimiento de la turgencia Con los riegos tardíos o nocturnos se favorece el incremento de la humedad relativa, facilitando la formación de las gotas de rocío sobre las hojas. Bajo estas condiciones se genera un ambiente óptimo para incidencia de enfermedades como la Alternaria, Botritis y Phythopthora.

En esta etapa del cultivo es importante revisar las raíces en varios sitios del lote. La primera observación tiene relación con el color de las raíces. Si son de color blanquecino significa que están en buenas condiciones para realizar sus funciones de alimentación y de sostén. Si las raíces son de color parduzco debemos interpretar como anormales y que se ha iniciado un proceso de pudrición producto de ataques fungísticos, bacterianos y de nemátodos. La cantidad de raíces y raicillas es importante para el balance nutricional y productivo de la planta. Si hay pocas raíces, el tamaño de los frutos se reducirán a partir del quinto racimo y la producción se reducirá notablemente.

Algunas plantas cuando están por iniciar la cosecha y con buena humedad del suelo, se observan que sus hojas durante todo el día pasan estresadas y durante la noche se recuperan. Si esta situación permanece frecuentemente, llegara un momento que la planta morirá a causa de la mala relación raíz-planta. De nada servirá el uso de costosos productos fitosanitarios y mayores cantidades de abonos.

El agricultor, para evitar las situaciones apremiantes que ocurren en el primer y segundo mes debe discernir con claridad la causa - efecto de los problemas del cultivo y para ello debe acudir al profesional de confianza para obtener el asesoramiento adecuado y oportuno.

Para más información del tomate de árbol: click aquí

Encuéntranos en Facebook en: http://www.facebook.com/RevistaTierraAdentro


Última actualización el Sábado, 11 de Mayo de 2013 12:12
 

Encuéntranos en Facebook:

Síguenos en Twitter:

Auspiciante Destacado

Banner
 
 
Banner

 

 

Licencia Creative Commons
Revista Tierra Adentro por www.revistatierraadentro.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-LicenciarIgual 3.0 Unported

 

 

;