Inicio Acuicultura LA TRUCHA III, Planificación de una granja para la producción de Truchas

LA TRUCHA III, Planificación de una granja para la producción de Truchas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Tierra Adentro   
Martes, 25 de Octubre de 2011 14:43
Por: Dr. Fabio Sala P. (Ecuabiomix S.A.)

Una vez analizado nuestro modelo biológico (la trucha) y estando seguros de la reperibilidad de la semilla ha llegado el momento de planificar las estructuras del criadero pasaremos al primer paso, es muy importante la elección de la ubicación de nuestras piscinas factor que si es tomado a la ligera comprometerá los resultados futuros de toda nuestra operación.

Particular importancia deberá ser prestada a la elección de la fuente hídrica que en muchos casos se torna a breve el punto limitante para nuestra actividad.

Una vez verificada la cantidad y la calidad del agua (tratada en artículos anteriores) debemos planificar nuestras estructuras dependiendo de las metas productivas que nos hemos propuesto.

Como regla base tenemos que tomar en cuenta que las diferentes etapas de vida requieren de condiciones ambientales apropiadas para su desarrollo. Por esta razón las piscinas de alevinaje crecimiento y engorde serán diferentes y respetarán ciertos criterios.

 

ALEVINAJE

En esta etapa, que sin duda alguna es la más delicada de todo el ciclo, debemos prestar gran atención a las condiciones que proponemos a nuestros animales.

Para esta fase hay dos corrientes de pensamiento diferentes: Piscinas Rectangulares o Circulares. Las primeras son muy adecuadas en particular en las primeras etapas de vida es decir a partir de los 3 cm. hasta los 5 cm., mientras las segundas se vuelven mas eficientes para animales a partir de los 5 cm. gracias a sus capacidades de auto limpieza.

Las piscinas circulares tienden a crear una corriente excesiva y por ende aplican un estrés motorio considerable que se torna altamente deletéreo en alevines en etapa de aclimatación. En cualquiera de los dos casos es importante que las estructuras presenten paredes muy lisas para evitar el raspamiento de los animales y favorecer la limpieza y desinfección entre ciclos.

Para el cálculo de las dimensiones de nuestras piscinas tomemos como línea de base un valor limite de 5 Kg./m3 de biomasa y consideremos como limitantes una profundidad máxima de 50 cm. y dimensiones que rindan la limpieza, que en esta etapa es continua, fácil al operador.

Otro aspecto a ser considerados es que en los primeros meses de vida la trucha es muy sensible a los rayos solares directos. Si consideramos las altitudes considerables a las que se cría normalmente la trucha debemos prever para las piscinas cierta cobertura sea esta fija (techo) o movible y minimizar así la irradiación UV que muy frecuentemente es causa de quemaduras cutáneas con consecuentes complicaciones fungíneas.

Por último, tomemos siempre en cuenta que la distribución del agua a nuestras estructura deberá ser segura, es decir, evitemos puntos en los cuales hojas u otros detritos puedan causar el taponamiento con consecuente muerte de nuestros animales. Es aconsejable, si el presupuesto lo permite, la instalación de alarmas que en caso de corte permitan la intervención inmediata por parte del personal de turno.

 

CRECIMIENTO Y ENGORDE

Una vez transcurrida la fase de alevinaje la trucha se vuelve más resistente a su medio ambiente reduciendo las intervenciones de manejo a episodios mas intercalados. Esto hace que las limitaciones estructurales disminuyan y nuestras piscinas puedan asumir dimensiones mas importantes.

Una vez más nos encontramos con el dilema circulares o rectangulares. Como para el caso anterior las piscinas circulares presentan una mejor auto limpieza y una distribución de oxígeno superior pero pueden resultar agresivas hacia la población si las corrientes no son manejadas de la manera correcta, creemos que si se piensa instalar este tipo de piscinas es oportuno recurrir a un técnico para la realización de los cálculos y de esa manera evitar unidades difícilmente calibrables.

Por lo que se refiere a las piscinas rectangulares, que son indudablemente mas fáciles y por eso mucho más comunes, es importante guardar cierta relación largo-ancho para obtener la circulación de agua correcta evitando “zonas muertas” en las que los niveles de oxígeno disuelto disminuyen por debajo de los límites aconsejables. Históricamente las relaciones largo-ancho estaban fijadas en 10:1 es decir una piscina de 2 metros de ancho requeriría un largo de 20 metros. En la actualidad diversas experiencias han demostrado que con un buen recambio hídrico (1.5 veces por hora), esa relación puede bajar a 6:1 sin que se presenten problemas de crecimiento. Para poder mantener esta relación además de necesitar abundante agua el productor deberá recurrir a ciertos detalles de construcción que facilitan la circulación del agua. El ejemplo mas clásico es el corte de las esquinas para evitar las cuatro zonas de estancamientos y las salidas del agua que deberán estar diseñadas para que sea el agua de fondo la que abandone la estructura y no el agua superficial.

Con este propósito es muy útil el sistema de monje que, mediante una serie de 3 tablas, fija los niveles e impone el deflujo de fondo. De la misma forma, la entrada del agua deberá ser lo mas abierta posible para que el flujo, además de oxigenarse de manera adecuada genere corriente a todo lo ancho de la piscina. Por esta razón no son apropiadas entradas de tipo tubo que tienden a polarizar el flujo a la zona central de la piscina.

Para que las piscinas rectangulares tengan cierto grado de auto-limpieza deberemos calcular apropiadamente el declive del fondo que además de permitir un ligero movimiento de sedimentos hacia la salida hará que nuestro trabajo sea mucho mas simple cuando tengamos que remover los sedimentos entre ciclos.

Otro grupo de estructuras de fundamental importancia en una granja piscícola son los canales de distribución. Estos deberán ser calculados de acuerdo a las cantidades de agua requeridas en cada bloque tomando en consideración las dos variables que identifican el flujo: ancho por alto (sección en m2) y velocidad del flujo (m/s); este último valor es de extrema importancia al momento de verificar los niveles con sus relativas pendientes. Es preferible dedicar atención y presupuesto a los canales para asegurarnos que estos estén construidos de manera adecuada minimizando el riesgo de roturas o taponamiento por deslaves. No son recomendables tramos de tubo cerrado de distancias superiores a los dos metros ya que en trechos muy largos se torna prácticamente imposible la limpieza en caso de obstrucción. No nos olvidemos de diseñar eventuales by-pass en todas las zonas que por una u otra razón deberán ser secadas para el mantenimiento.

Por último tenemos que prever un sistema de desarenado con capacidad suficiente para cubrir los requerimientos de flujo de la granja. Los cálculos de esta estructura normalmente son muy complejos y toman en cuenta las metros cúbicos pos segundo y la dimensión de las partículas que se quiera sedimentar. El principio físico que se utiliza es el de minimizar la corriente de agua para que las partículas de sedimento pierdan energía y por gravedad empiecen a sedimentar. Además de los sedimentos en muchos criaderos, gracias a la colocación de una malla; esta estructura funciona muy bien para la eliminación de hojas y demás detritos flotantes que son los principales responsables de taponamientos de rejillas y tuberías.

Resumiendo cualquiera sea la dimensión de la piscícola que se piensa realizar es aconsejable recurrir a la ayuda de un técnico que por valores relativamente bajos realizará los cálculos de suporte y si fuera necesario dará la asesora necesaria al arranque de la actividad.

 

Encuéntranos en Facebook en: http://www.facebook.com/RevistaTierraAdentro

Última actualización el Jueves, 08 de Diciembre de 2011 00:00
 

Encuéntranos en Facebook:

Síguenos en Twitter:

Auspiciante Destacado

Banner
 
 
Banner

 

 

Licencia Creative Commons
Revista Tierra Adentro por www.revistatierraadentro.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-LicenciarIgual 3.0 Unported

 

 

;